Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente
Mi Cuenta

Salud y Belleza

Cuidarnos es un ritual que hacemos todos los días. Es ese breve espacio de tiempo en el que nos olvidamos de lo demás. Ese ritual en ocasiones es algo muy breve, como echarse perfume antes de salir de casa. En otras ocasiones el ritual se llena de cremas y lociones que nos hacen levantarnos antes de la cama. Sea cual sea tu rutina, queremos formar parte de ella.

Cuidarnos es un ritual que hacemos todos los días. Es ese breve espacio de tiempo en el que nos olvidamos de lo demás. Ese ritual en ocasiones es algo muy breve, como echarse perfume antes de salir de casa. En otras ocasiones el ritual se llena de cremas y lociones que nos hacen levantarnos antes de la cama. Sea cual sea tu rutina, queremos formar parte de ella.

Salud y Belleza

Las marcas más buscadas

Los básicos que no te pueden faltar

Maquíllate, maquíllate

¿Eres del team eyeliner o del team pintalabios? Sea cual sea, encuentra el tuyo aquí .

¿Te echamos un cable con tu pelo?

Imprescindibles para mantener tu pelo bajo control llueva, nieve o truene.

Mens sana in corpore sano

Mima tu cuerpo para sentirte bien por fuera y por dentro.

Cuidar de nuestra salud mental implica cuidar también de nuestra salud física. Realizar actividades deportivas, comer saludable y mantenernos hidratados es fundamental, pero también lo es cuidar la parte más estética de nuestro ser. La salud y la belleza van de la mano, puesto que estar cómodos en nuestra propia piel nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos.

Hay quien considera frívolo invertir en permumería, en maquillaje, en cosmética o en productos para el cabello, pero lo cierto es que se ha demostrado que mediante estos pequeños rituales de belleza podemos incrementar la serotonina. No hay nada como un tratamiento facial tras un día agotador para volver a reencontrarnos con nosotros mismos. Porque no es solo el cuidar la piel como algo estético, sino tener un momento para nosotros, donde no tengamos que pensar en nada más. Es la relajación, el cuidarse a uno mismo y la introspección que esto provoca.

Los productos de salud y belleza que no pueden faltar en tu vida

Ciertos productos de salud y belleza son indispensables en nuestro día a día, o al menos deberían serlo. Comenzar la mañana lavándonos la cara con un buen jabón, específicamente preparado para el rostro, nos hará afrontar de otra manera el día que se avecina. Junto con esta higiene, debemos añadir también la necesidad de usar una crema hidratante y una crema de protección solar, ambas aptas para nuestro tipo específico de piel.

Además, hay ciertos ingredientes, como el ácido hialurónico o la vitamina C, que pueden conseguir que nuestra piel gane en hidratación y tersura, e incluso hacen menos visibles los rasgos de la edad. Introducirlos a nivel diario nos ayudará a cuidar tanto de nuestra estética como de nuestra salud interior.

El maquillaje y la cosmética: mucho más que belleza

En cuanto a productos de cosmética que puedan ayudarnos a encontrarnos mejor, no nos limitaremos solo a hablar del cuidado facial. También hay cremas específicas para el cuerpo, e incluso productos limpiadores más allá del jabón, como el aceite desmaquillante. Este producto en particular es un imprescindible para aquellos que gusten de la cosmética coreana y su doble limpieza facial, primero con un artículo en base de aceite y posteriormente con otro en base acuosa.

Los esmaltes de uñas son, en la actualidad, un básico para muchas personas. Uñas largas o cortas, pero siempre limpias, decoradas y cuidadas para causar la mejores sensaciones.

En lo que respecta al mundo del maquillaje hay tanto donde elegir que es difícil decantarse por una sola cosa. Por ejemplo, hallamos bases de maquillaje para todos los tipos de pieles y con todos los resultados posibles, desde las más jugosas hasta las más cubrientes. Las máscaras de pestañas consiguen hacer que nuestros ojos luzcan siempre despiertos, mientras que un buen labial, elegido en el tono correcto, puede cambiar por completo una sonrisa.

Cuidar tu cabello con los mejores productos

Tras haber cuidado, limpiado y rejuvenecido nuestra piel, no debemos olvidar tampoco nuestro cabello. Con una buena mascarilla hidratante y el uso habitual de acondicionadores acordes a nuestro tipo de melena, podemos conseguir que esta sea cada vez más sedosa, brillante y saludable.

Cuidarnos por fuera implicará, a largo plazo, sentirnos mejor por dentro. No solo por vernos mejor, sino también por introducir una rutina en nuestra vida que implique dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Un momento de reflexión, de ser conscientes de nuestras necesidades y nuestros sentimientos; un momento en el que no exista nadie más.

Cuidar de nuestra salud mental implica cuidar también de nuestra salud física. Realizar actividades deportivas, comer saludable y mantenernos hidratados es fundamental, pero también lo es cuidar la parte más estética de nuestro ser. La salud y la belleza van de la mano, puesto que estar cómodos en nuestra propia piel nos hará sentirnos mejor con nosotros mismos.

Hay quien considera frívolo invertir en permumería, en maquillaje, en cosmética o en productos para el cabello, pero lo cierto es que se ha demostrado que mediante estos pequeños rituales de belleza podemos incrementar la serotonina. No hay nada como un tratamiento facial tras un día agotador para volver a reencontrarnos con nosotros mismos. Porque no es solo el cuidar la piel como algo estético, sino tener un momento para nosotros, donde no tengamos que pensar en nada más. Es la relajación, el cuidarse a uno mismo y la introspección que esto provoca.

Los productos de salud y belleza que no pueden faltar en tu vida

Ciertos productos de salud y belleza son indispensables en nuestro día a día, o al menos deberían serlo. Comenzar la mañana lavándonos la cara con un buen jabón, específicamente preparado para el rostro, nos hará afrontar de otra manera el día que se avecina. Junto con esta higiene, debemos añadir también la necesidad de usar una crema hidratante y una crema de protección solar, ambas aptas para nuestro tipo específico de piel.

Además, hay ciertos ingredientes, como el ácido hialurónico o la vitamina C, que pueden conseguir que nuestra piel gane en hidratación y tersura, e incluso hacen menos visibles los rasgos de la edad. Introducirlos a nivel diario nos ayudará a cuidar tanto de nuestra estética como de nuestra salud interior.

El maquillaje y la cosmética: mucho más que belleza

En cuanto a productos de cosmética que puedan ayudarnos a encontrarnos mejor, no nos limitaremos solo a hablar del cuidado facial. También hay cremas específicas para el cuerpo, e incluso productos limpiadores más allá del jabón, como el aceite desmaquillante. Este producto en particular es un imprescindible para aquellos que gusten de la cosmética coreana y su doble limpieza facial, primero con un artículo en base de aceite y posteriormente con otro en base acuosa.

Los esmaltes de uñas son, en la actualidad, un básico para muchas personas. Uñas largas o cortas, pero siempre limpias, decoradas y cuidadas para causar la mejores sensaciones.

En lo que respecta al mundo del maquillaje hay tanto donde elegir que es difícil decantarse por una sola cosa. Por ejemplo, hallamos bases de maquillaje para todos los tipos de pieles y con todos los resultados posibles, desde las más jugosas hasta las más cubrientes. Las máscaras de pestañas consiguen hacer que nuestros ojos luzcan siempre despiertos, mientras que un buen labial, elegido en el tono correcto, puede cambiar por completo una sonrisa.

Cuidar tu cabello con los mejores productos

Tras haber cuidado, limpiado y rejuvenecido nuestra piel, no debemos olvidar tampoco nuestro cabello. Con una buena mascarilla hidratante y el uso habitual de acondicionadores acordes a nuestro tipo de melena, podemos conseguir que esta sea cada vez más sedosa, brillante y saludable.

Cuidarnos por fuera implicará, a largo plazo, sentirnos mejor por dentro. No solo por vernos mejor, sino también por introducir una rutina en nuestra vida que implique dedicarnos tiempo a nosotros mismos. Un momento de reflexión, de ser conscientes de nuestras necesidades y nuestros sentimientos; un momento en el que no exista nadie más.