Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

Sacos De Dormir más vendidosSacos De Dormir precio más bajoSacos De Dormir novedadesSacos De Dormir oferta1 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
  • Novedades
Página 1 de 1

Los sacos de dormir son un aislamiento térmico para las horas de sueño durante salidas de recreo al aire libre como las acampadas, la escalada, el senderismo, etcétera. También se usan para campamentos y demás situaciones en las que tienes que dormir al aire libre, en tiendas de campaña o en zonas donde puedes estar más expuesto al frío.

Existen varios tipos de sacos de dormir, tanto por su tipología como específicos según la edad, el sexo, o la capacidad.

La elección de tu saco de dormir dependerá de esos factores. Puedes encontrarlos todos en la tienda que desde Unilae ponemos a tu disposición online.

Tipos básicos de saco de dormir

Grosso modo existen dos tipos básicos de sacos de dormir: los sacos de dormir cromáticos y las bolsas tipo egipcio o mummy bag.

Los sacos de dormir cromáticos consisten en una manta gruesa y ligeramente acolchada, rectangular y amplia, que puede doblarse por la mitad. Una vez doblada, puede cerrarse, por lo general con una cremallera, convirtiéndose en una suerte de bolsa donde se puede introducir una persona para protegerse del frío y las inclemencias. Para trasladar estos sacos se pueden doblar, una vez cerrados, en dos o tres partes para posteriormente ser enrollados y atados con cintas para que no se desplieguen.

Las bolsas de tipo egipcio se diferencian de los anteriores en varios aspectos. Estos sacos están pensados para optimizar el aislamiento térmico. Para ello, no se abren del todo sino parcialmente, evitando la fuga de calor a través de la cremallera. Estos sacos no son cuadrados sino que tienen una forma triangulada, en la que los pies ocupan la parte más estrecha. Esto es así para reducir el volumen interno en el que se reparte el calor aumentando su eficiencia energética. Poseen además un cierre en la parte superior, la abierta, que se ajusta con un lazo para reducir el espacio por el que puede escapar el calor. Finalmente, algunos modelos tienen una forma especialmente diseñada para el cuerpo femenino.

Para los más pequeños

Debido a que el objetivo principal de un saco de dormir es proteger del frío, aquí la importancia del tamaño adquiere especial importancia, pues cuanto menor sea el espacio excedente mejor se retiene el calor.

Sacos de dormir para bebé

Los sacos de dormir para bebé son importantes porque ayudan a mantener una posición boca arriba, la recomendada para los lactantes, así como impedir que su cabeza se enrede, evitando accidentes respiratorios, todo ello además de proteger al pequeño del frío. En este sentido, los sacos de dormir son recomendables incluso para uso cotidiano en el hogar. Para estos, existen modelos más cómodos en los cuales el bebé puede mover los brazos al estar dotados de braceras o incluso de agujeros por los que poder sacar los brazos.

Sacos de dormir para niños

Los sacos de dormir para niños se distinguen de los de adultos esencialmente por el tamaño. Como se ha mencionado anteriormente, el volumen restante una vez introducido el cuerpo en el saco para dormir ha de ser el menor posible para evitar la disipación del calor, motivo por el cual es conveniente que el saco se ajuste lo máximo posible al tamaño de un niño para aumentar su eficacia termoaislante.

Sacos de dormir dobles

Aun suelen ser individuales, también existen los sacos de dormir dobles. Este tipo de sacos para dormir sirven para acoger a dos personas, por lo que son ideales para parejas y matrimonios o en ocasiones en las que el frío es mayor y un solo saco para dormir recoge el calor de dos personas en vez del de una sola. Aunque son más grandes, el espacio excedente suele ser menor por lo que aumenta su eficacia térmica.

Los sacos de dormir son un aislamiento térmico para las horas de sueño durante salidas de recreo al aire libre como las acampadas, la escalada, el senderismo, etcétera. También se usan para campamentos y demás situaciones en las que tienes que dormir al aire libre, en tiendas de campaña o en zonas donde puedes estar más expuesto al frío.

Existen varios tipos de sacos de dormir, tanto por su tipología como específicos según la edad, el sexo, o la capacidad.

La elección de tu saco de dormir dependerá de esos factores. Puedes encontrarlos todos en la tienda que desde Unilae ponemos a tu disposición online.

Tipos básicos de saco de dormir

Grosso modo existen dos tipos básicos de sacos de dormir: los sacos de dormir cromáticos y las bolsas tipo egipcio o mummy bag.

Los sacos de dormir cromáticos consisten en una manta gruesa y ligeramente acolchada, rectangular y amplia, que puede doblarse por la mitad. Una vez doblada, puede cerrarse, por lo general con una cremallera, convirtiéndose en una suerte de bolsa donde se puede introducir una persona para protegerse del frío y las inclemencias. Para trasladar estos sacos se pueden doblar, una vez cerrados, en dos o tres partes para posteriormente ser enrollados y atados con cintas para que no se desplieguen.

Las bolsas de tipo egipcio se diferencian de los anteriores en varios aspectos. Estos sacos están pensados para optimizar el aislamiento térmico. Para ello, no se abren del todo sino parcialmente, evitando la fuga de calor a través de la cremallera. Estos sacos no son cuadrados sino que tienen una forma triangulada, en la que los pies ocupan la parte más estrecha. Esto es así para reducir el volumen interno en el que se reparte el calor aumentando su eficiencia energética. Poseen además un cierre en la parte superior, la abierta, que se ajusta con un lazo para reducir el espacio por el que puede escapar el calor. Finalmente, algunos modelos tienen una forma especialmente diseñada para el cuerpo femenino.

Para los más pequeños

Debido a que el objetivo principal de un saco de dormir es proteger del frío, aquí la importancia del tamaño adquiere especial importancia, pues cuanto menor sea el espacio excedente mejor se retiene el calor.

Sacos de dormir para bebé

Los sacos de dormir para bebé son importantes porque ayudan a mantener una posición boca arriba, la recomendada para los lactantes, así como impedir que su cabeza se enrede, evitando accidentes respiratorios, todo ello además de proteger al pequeño del frío. En este sentido, los sacos de dormir son recomendables incluso para uso cotidiano en el hogar. Para estos, existen modelos más cómodos en los cuales el bebé puede mover los brazos al estar dotados de braceras o incluso de agujeros por los que poder sacar los brazos.

Sacos de dormir para niños

Los sacos de dormir para niños se distinguen de los de adultos esencialmente por el tamaño. Como se ha mencionado anteriormente, el volumen restante una vez introducido el cuerpo en el saco para dormir ha de ser el menor posible para evitar la disipación del calor, motivo por el cual es conveniente que el saco se ajuste lo máximo posible al tamaño de un niño para aumentar su eficacia termoaislante.

Sacos de dormir dobles

Aun suelen ser individuales, también existen los sacos de dormir dobles. Este tipo de sacos para dormir sirven para acoger a dos personas, por lo que son ideales para parejas y matrimonios o en ocasiones en las que el frío es mayor y un solo saco para dormir recoge el calor de dos personas en vez del de una sola. Aunque son más grandes, el espacio excedente suele ser menor por lo que aumenta su eficacia térmica.