Una web de PcComponentes. Mismo servicio, muchos más productos.
Mi Cuenta
HomcomOreworkSvan
Radiadores Aceite más vendidos5 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Novedades
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
Radiadores Aceite más vendidos5 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Novedades
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
Página 1 de 1

Hoy en día es bastante sencillo poder encontrar diferentes tipos de calefacción, ya sea que necesitemos un aparato fijo o portátil. Estas últimas son las más populares al poder moverse donde uno desee y con facilidad. Dentro de este grupo de portátiles tenemos los radiadores de aceite, resultando ser los más eficientes entre los modelos ofertados en el mercado.

El radiador de aceite, al contrario que los convectores o termoventiladores, transmiten el calor por radiación y no por convección como lo hace el resto. Esto se puede apreciar en el tiempo que tarda en notarse el calor dentro de una habitación, aunque igualmente existe el modelo de radiador de calefacción que incorpora el modo turbo para disminuir el tiempo de espera.

Factores de la climatización y calefacción por aceite

En el mercado podemos encontrar diferentes radiadores de aceite, es por ello que tenemos que saber qué factores considerar a la hora de elegir uno según nuestras necesidades. Entre los aspectos que tienes que valorar:

Temperatura

Tener la capacidad de controlar la temperatura es esencial en los sistemas de calefacción. Ya no sólo para conseguir un ambiente ideal, sino también debido al gasto de energía. Es mejor contar con uno que tenga termostato para controlar los grados de temperatura.

En función del termostato, podremos controlar más o menos la temperatura. Es decir, existen termostatos que cuentan con un limitador para que la temperatura no supere ciertos grados, así como otros que contienen interfaz gráfica para elegir con exactitud el calor que se desea en grados.

Nivel de potencia

La potencia ha de ser la necesaria para calentar una habitación. Se recomienda realizar un cálculo para saberlo, usando la regla básica de 100 W por cada metro cuadrado, aunque si es un espacio con techos altos es mejor hacerlo con 120 W. Por ejemplo, para zonas pequeñas sirve uno de 500 W, una habitación mediana con 1000 W y una grande 1.500 W. Si compras uno de 2.000 W es mejor que cuente con niveles de potencia para poder ajustarla según la necesidad del espacio o en función de la temperatura exterior.

Consumo

Es algo que nos preocupa a todos aunque es posible encontrar un radiador de aceite de bajo consumo para reducir los gastos.

Normalmente, cuentan con regulador de calor y niveles de potencia para que el usuario pueda controlar el calor emitido por el aparato según las necesidades que tenga en cada momento o zona.

Una manera de saber que tienes un radiador de aceite con bajo consumo es poner atención a las funciones. Puedes conseguir uno que te permita programar el apagado una vez que la habitación llegue a su temperatura ideal o que se encienda unos minutos antes de llegar a casa.

Portabilidad

Si deseas un aparato que se pueda mover de una estancia a otra de la casa, entonces tienes que descartar aquellos anclados a la pared y centrarte en los portátiles (la mayoría de ellos).

Para conseguir la portabilidad es necesario que el radiador cuente con ruedas, ya que el transporte así será más cómodo, aunque el tamaño también será determinante. Es más fácil arrastrar un radiador pequeño que uno grande (dependerá de las dimensiones del espacio a calentar).

Seguridad

Son de los sistemas más seguros que existen. Sin embargo, nunca viene mal tomar precauciones puesto que son productos que propagan calor. La mayoría cuentan con un sistema de desconexión automática que se activa en caso de sobrecarga. Igualmente, es importante que te fijes en la calidad de los materiales de fabricación, sobre todo en el cableado. Han de ser de buena calidad, resistentes y bien recubiertos para no llevarnos un susto.

Por si acaso, nunca pongas elementos encima de ellos como ropa, cortinas o equipos eléctricos.

Hoy en día es bastante sencillo poder encontrar diferentes tipos de calefacción, ya sea que necesitemos un aparato fijo o portátil. Estas últimas son las más populares al poder moverse donde uno desee y con facilidad. Dentro de este grupo de portátiles tenemos los radiadores de aceite, resultando ser los más eficientes entre los modelos ofertados en el mercado.

El radiador de aceite, al contrario que los convectores o termoventiladores, transmiten el calor por radiación y no por convección como lo hace el resto. Esto se puede apreciar en el tiempo que tarda en notarse el calor dentro de una habitación, aunque igualmente existe el modelo de radiador de calefacción que incorpora el modo turbo para disminuir el tiempo de espera.

Factores de la climatización y calefacción por aceite

En el mercado podemos encontrar diferentes radiadores de aceite, es por ello que tenemos que saber qué factores considerar a la hora de elegir uno según nuestras necesidades. Entre los aspectos que tienes que valorar:

Temperatura

Tener la capacidad de controlar la temperatura es esencial en los sistemas de calefacción. Ya no sólo para conseguir un ambiente ideal, sino también debido al gasto de energía. Es mejor contar con uno que tenga termostato para controlar los grados de temperatura.

En función del termostato, podremos controlar más o menos la temperatura. Es decir, existen termostatos que cuentan con un limitador para que la temperatura no supere ciertos grados, así como otros que contienen interfaz gráfica para elegir con exactitud el calor que se desea en grados.

Nivel de potencia

La potencia ha de ser la necesaria para calentar una habitación. Se recomienda realizar un cálculo para saberlo, usando la regla básica de 100 W por cada metro cuadrado, aunque si es un espacio con techos altos es mejor hacerlo con 120 W. Por ejemplo, para zonas pequeñas sirve uno de 500 W, una habitación mediana con 1000 W y una grande 1.500 W. Si compras uno de 2.000 W es mejor que cuente con niveles de potencia para poder ajustarla según la necesidad del espacio o en función de la temperatura exterior.

Consumo

Es algo que nos preocupa a todos aunque es posible encontrar un radiador de aceite de bajo consumo para reducir los gastos.

Normalmente, cuentan con regulador de calor y niveles de potencia para que el usuario pueda controlar el calor emitido por el aparato según las necesidades que tenga en cada momento o zona.

Una manera de saber que tienes un radiador de aceite con bajo consumo es poner atención a las funciones. Puedes conseguir uno que te permita programar el apagado una vez que la habitación llegue a su temperatura ideal o que se encienda unos minutos antes de llegar a casa.

Portabilidad

Si deseas un aparato que se pueda mover de una estancia a otra de la casa, entonces tienes que descartar aquellos anclados a la pared y centrarte en los portátiles (la mayoría de ellos).

Para conseguir la portabilidad es necesario que el radiador cuente con ruedas, ya que el transporte así será más cómodo, aunque el tamaño también será determinante. Es más fácil arrastrar un radiador pequeño que uno grande (dependerá de las dimensiones del espacio a calentar).

Seguridad

Son de los sistemas más seguros que existen. Sin embargo, nunca viene mal tomar precauciones puesto que son productos que propagan calor. La mayoría cuentan con un sistema de desconexión automática que se activa en caso de sobrecarga. Igualmente, es importante que te fijes en la calidad de los materiales de fabricación, sobre todo en el cableado. Han de ser de buena calidad, resistentes y bien recubiertos para no llevarnos un susto.

Por si acaso, nunca pongas elementos encima de ellos como ropa, cortinas o equipos eléctricos.

,