Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

A-dermaAvèneBanana BoatHeliocareInstituto EspañolIsdinMustelaSesdermaUriageVichyFACTOR 20FACTOR 30FACTOR 50FACTOR MUY ALTOFACTOR ULTRA +50
Página 1 de 1

La piel de los niños es diferente a la de los adultos, más sensible y más proclive a sufrir cualquier tipo de daño. Es por esto que se hace especial hincapié en la necesidad de aplicar una protección solar específica para niños. Mediante el uso de estas cremas, se consigue proteger de factores externos tan perjudiciales como los rayos solares.

Sin un protector solar para niños adecuado, lo más pequeños podrían acabar presentando quemaduras. El cuidado de la piel es un tema que preocupa mucho a nivel internacional, puesto que se ha incrementado el cáncer de piel. Al ser una de las principales causas la exposición al sol, lo ideal es evitarles a los niños una sobreexposición, sobre todo si no están protegidos. La solución no pasa por mantener a los más pequeños siempre a la sombra, puesto que el sol es beneficioso para nuestro organismo. Lo más apropiado es contar con un protector solar facial para niños, así como un protector corporal, e ir aplicándolo cada cierto tiempo.

Protección solar específica para niños

Como hemos señalado, la piel de los niños tiene unas características diferentes a la de los adultos, puesto que aún no está desarrollada del todo. Teniendo esto en cuenta, podemos entender por qué una quemadura en su piel es más preocupante si cabe, y por qué hay que contar con protector solar para niños. Eso sí: si son menores de seis meses, no se les debe aplicar ninguna crema. Es mejor optar por ropa específica que le proteja del sol, y por mantenerlo a la sombra el máximo tiempo posible.

A la hora de elegir un protector solar facial para niños, lo ideal es que tenga un FPS del 50, como mínimo. Si bien en adultos se venden protectores con menor FPS, en el caso de niños no se debería optar nunca por uno de esas características.

El mejor protector solar para niños

Para encontrar el mejor protector solar para niños hemos de comenzar buscando uno que tenga un FPS muy alto. A partir de ahí, hay distintas marcas por las que se puede optar. Depende de la textura que tenga la piel del niño en cuestión, así como de sus gustos particulares. Hay protectores solares más líquidos, muy útiles para aquellos niños a los que no les gusten las texturas más densas, e incluso para los que se necesite una aplicación rápida. Además, se pueden encontrar protectores en bruma que permiten aplicarlos de forma veloz, para esos niños más inquietos.

A su vez, es importante tener en cuenta que la crema debe ir reaplicándose cada cierto tiempo, puesto que su efecto se va pasando. No solo eso, sino que se debe dejar que actúe y penetre en la piel. Hallamos cremas que, por su textura, impregnan rápidamente la piel. Estas son las más cómodas cuando se trata de aplicarlas a niños, que querrán irse corriendo al mar o a la piscina para continuar con los juegos.

Protector solar para niños con piel atópica

Encontramos en el mercado protector solar para niños con piel atópica o sensible. Debido a sus características especiales y a sus ingredientes, está pensado para aquellos pequeños que tienen problemas en la piel. Recordemos que los niños tienen una piel bastante delicada, con lo cual cualquier cuidado es poco. Si a esto le sumamos una piel atópica, un protector solar de adulto normal podría provocarle algún tipo de reacción. Gracias a estos productos, eso no tiene por qué suceder.

La protección solar específica para niños debe acompañarnos siempre allá donde vayamos, para poder aplicarla en cualquier momento. Recuerda que, frente al sol, la protección siempre es buena.

La piel de los niños es diferente a la de los adultos, más sensible y más proclive a sufrir cualquier tipo de daño. Es por esto que se hace especial hincapié en la necesidad de aplicar una protección solar específica para niños. Mediante el uso de estas cremas, se consigue proteger de factores externos tan perjudiciales como los rayos solares.

Sin un protector solar para niños adecuado, lo más pequeños podrían acabar presentando quemaduras. El cuidado de la piel es un tema que preocupa mucho a nivel internacional, puesto que se ha incrementado el cáncer de piel. Al ser una de las principales causas la exposición al sol, lo ideal es evitarles a los niños una sobreexposición, sobre todo si no están protegidos. La solución no pasa por mantener a los más pequeños siempre a la sombra, puesto que el sol es beneficioso para nuestro organismo. Lo más apropiado es contar con un protector solar facial para niños, así como un protector corporal, e ir aplicándolo cada cierto tiempo.

Protección solar específica para niños

Como hemos señalado, la piel de los niños tiene unas características diferentes a la de los adultos, puesto que aún no está desarrollada del todo. Teniendo esto en cuenta, podemos entender por qué una quemadura en su piel es más preocupante si cabe, y por qué hay que contar con protector solar para niños. Eso sí: si son menores de seis meses, no se les debe aplicar ninguna crema. Es mejor optar por ropa específica que le proteja del sol, y por mantenerlo a la sombra el máximo tiempo posible.

A la hora de elegir un protector solar facial para niños, lo ideal es que tenga un FPS del 50, como mínimo. Si bien en adultos se venden protectores con menor FPS, en el caso de niños no se debería optar nunca por uno de esas características.

El mejor protector solar para niños

Para encontrar el mejor protector solar para niños hemos de comenzar buscando uno que tenga un FPS muy alto. A partir de ahí, hay distintas marcas por las que se puede optar. Depende de la textura que tenga la piel del niño en cuestión, así como de sus gustos particulares. Hay protectores solares más líquidos, muy útiles para aquellos niños a los que no les gusten las texturas más densas, e incluso para los que se necesite una aplicación rápida. Además, se pueden encontrar protectores en bruma que permiten aplicarlos de forma veloz, para esos niños más inquietos.

A su vez, es importante tener en cuenta que la crema debe ir reaplicándose cada cierto tiempo, puesto que su efecto se va pasando. No solo eso, sino que se debe dejar que actúe y penetre en la piel. Hallamos cremas que, por su textura, impregnan rápidamente la piel. Estas son las más cómodas cuando se trata de aplicarlas a niños, que querrán irse corriendo al mar o a la piscina para continuar con los juegos.

Protector solar para niños con piel atópica

Encontramos en el mercado protector solar para niños con piel atópica o sensible. Debido a sus características especiales y a sus ingredientes, está pensado para aquellos pequeños que tienen problemas en la piel. Recordemos que los niños tienen una piel bastante delicada, con lo cual cualquier cuidado es poco. Si a esto le sumamos una piel atópica, un protector solar de adulto normal podría provocarle algún tipo de reacción. Gracias a estos productos, eso no tiene por qué suceder.

La protección solar específica para niños debe acompañarnos siempre allá donde vayamos, para poder aplicarla en cualquier momento. Recuerda que, frente al sol, la protección siempre es buena.