Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente
Mi Cuenta
500CosmeticsA-dermaAcqua Di ParmaAdolfo DomínguezAgua LavandaAlvarez GomezAlyssa AshleyArganourAvena KinesiaAvèneAzzaroBabariaBio-OilBiocosmeBiodermaBody NaturCalvin KleinCarolina HerreraChanelChloéClarinsCliniqueCocosolisCollistarComfort ZoneCourregesCuccio SomatologyDeborahDenenesDiet EstheticDiorDolce & GabbanaDoveDr. BotanicalsDr. HauschkaDr. OrganicDucrayElizabeth ArdenEndocareEsencia PqEstée LauderEucerinEuderminFlor D'AmetlerFormula SwissGuerlainH4UHeno De PraviaIbizaloeInnossenceInstituto EspañolIsabelle LancrayIsdinIssey MiyakeJean Paul GaultierJeanne PiaubertJohnson'S BabyJowaéJuvenaKloraneLa CabineLa MerLa PrairieLa Roche PosayLaboratoires FilorgaLactovitLancasterLe ToutLes Huiles De BalquisLidaLieracLuxanaL´OccitaneMartidermMayferMaûbeMelvitaMiu MiuMoschinoMustelaMádara Organic SkincareNarciso RodriguezNatura BisséNatura SibericaNatural HoneyNaturaliumNenucoNeutrogenaNiveaOrganic & BotanicOrofluidoPaco RabannePayotPhytofarmaPostQuamRochasRoger & GalletSanonSesdermaSevens SkincareShinetreeShiseidoSisleySkeyndorSoap & GlorySoliduSomatoline CosmeticSpacecatSt. MorizStrivectinTeaologyTerrakéThink CosmeticTiffany & CoTot HerbaTree HutUriageVasenolVerdimillVersaceVictoria's SecretVoland NatureWeledaNuevo
Lociones y Aceites Corporales más vendidosLociones y Aceites Corporales precio más bajoLociones y Aceites Corporales novedadesLociones y Aceites Corporales oferta474 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Novedades
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados

Lociones y Aceites Corporales

El mercado no dejará de sorprenderte para satisfacer tu demanda de relajación en un mundo movido por el cambio. Las lociones y aceites corporales no solo incorporan elementos naturales que previenen el deterioro de la piel, sino efectos relajantes para contribuir a un descanso reparador para sobrevivir entre tanta agitación.

El mercado no dejará de sorprenderte para satisfacer tu demanda de relajación en un mundo movido por el cambio. Las lociones y aceites corporales no solo incorporan elementos naturales que previenen el deterioro de la piel, sino efectos relajantes para contribuir a un descanso reparador para sobrevivir entre tanta agitación.

Página 1 de 12

Lociones corporales o aceites

Los aceites corporales se diferencian de las lociones o cremas por ser más ligeras y menos viscosas. En su formulación contienen mayor cantidad de agua, por ello, son absorbidas rápidamente por la piel sin dejar un rastro oleoso. La parte acuosa se evapora generando un efecto refrescante. Su principal función es la de hidratar y están indicadas en pieles normales a mixtas no ofreciendo muy buenos resultados en pieles secas. Su formulación suele contener entre un 70% y un 80% de agua.

Aunque el principal propósito de ambos es hidratar, los aceites ayudan a recuperar la humedad perdida de la piel y a regular su función barrera, ya que actúan a modo de escudo protector y suelen tener formulaciones más limpias, con ingredientes y aditivos menos cuestionables, sobre todo cuanto más puros son. En cambio, las lociones tratan aparte otros problemas cutáneos y suelen incorporar ácido hialurónico y ceramidas, que ayudan a mejorar la capacidad de retención de agua de la piel con el tiempo. Con todo, los expertos aconsejan que, en vez de uno de los dos productos, uses ambos para cuidar tu superficie cutánea.

Formas de aplicación

Los aceites corporales suelen funcionar mejor cuando se extienden sobre la piel húmeda. Así, ayudas a atraer y retener el agua, prolongando el efecto de hidratación en capas más profundas. Después, tendrás que esperar un poquito antes de vestirte, porque este producto de salud y belleza puede manchar la ropa. En cuanto a la loción o crema, puedes aplicarla en cualquier momento, aunque si se trata de una textura untuosa, lo ideal es que aproveches el fin de semana o cualquier momento de relajación del día para hacerlo con calma y dejar que penetre hasta su total absorción.

Si te decides por un cuidado integral de tu piel, utilizarás ambos, pero no de golpe. Es aconsejable que sigas una rutina, la misma que sigues en tu rostro: empieza con un suero acuoso (un hidrogel), sigue con un suero a base de aceite (aceite corporal) y termina con la loción o crema. La razón está en que mientras los dos primeros pasos van enfocados a un beneficio específico, el último se centrará en aportar y retener esos activos, los nutrientes y la hidratación.

Lociones y aceites con efecto energizante

Las lociones y aceites corporales incorporan todo un conjunto de ingredientes que las convierten en todo un impulso de energía vital. La clave es buscar activos naturales como los cítricos que, con su poder refrescante, ayudan a activarte o plantas con propiedades picantes o hierbas aromáticas que ayudan a despejar y estimular la mente. Los aromas son esenciales, déjate guiar por ellos y te sentirás tan hidratada como tonificada.

Lociones y aceites con efecto de relajación

Si eres de las de ducha nocturna, este punto te interesa. Consigue de tu loción hidratante corporal una ayuda extra para conciliar el sueño, gracias a ingredientes relajantes y calmantes que te ayuden a apaciguar el estrés de todo el día. Puedes probar con referencias clásicas como la lavanda o con ingredientes menos conocidos como ciertos tés que te llenarán de paz.

Efecto aromático

Eres consciente de que las fragancias pueden sensibilizar tu piel, así que si no quieres renunciar a ellas, busca la hidratante del propio aroma que también te perfuma. Un uso extra que le puedes dar es combinar el uso de ambos cosméticos con el fin de que el efecto dure mucho más. Otra opción son los aceites perfumados que embellecen y tratan la dermis dejando un aroma único y personal.

Lociones corporales o aceites

Los aceites corporales se diferencian de las lociones o cremas por ser más ligeras y menos viscosas. En su formulación contienen mayor cantidad de agua, por ello, son absorbidas rápidamente por la piel sin dejar un rastro oleoso. La parte acuosa se evapora generando un efecto refrescante. Su principal función es la de hidratar y están indicadas en pieles normales a mixtas no ofreciendo muy buenos resultados en pieles secas. Su formulación suele contener entre un 70% y un 80% de agua.

Aunque el principal propósito de ambos es hidratar, los aceites ayudan a recuperar la humedad perdida de la piel y a regular su función barrera, ya que actúan a modo de escudo protector y suelen tener formulaciones más limpias, con ingredientes y aditivos menos cuestionables, sobre todo cuanto más puros son. En cambio, las lociones tratan aparte otros problemas cutáneos y suelen incorporar ácido hialurónico y ceramidas, que ayudan a mejorar la capacidad de retención de agua de la piel con el tiempo. Con todo, los expertos aconsejan que, en vez de uno de los dos productos, uses ambos para cuidar tu superficie cutánea.

Formas de aplicación

Los aceites corporales suelen funcionar mejor cuando se extienden sobre la piel húmeda. Así, ayudas a atraer y retener el agua, prolongando el efecto de hidratación en capas más profundas. Después, tendrás que esperar un poquito antes de vestirte, porque este producto de salud y belleza puede manchar la ropa. En cuanto a la loción o crema, puedes aplicarla en cualquier momento, aunque si se trata de una textura untuosa, lo ideal es que aproveches el fin de semana o cualquier momento de relajación del día para hacerlo con calma y dejar que penetre hasta su total absorción.

Si te decides por un cuidado integral de tu piel, utilizarás ambos, pero no de golpe. Es aconsejable que sigas una rutina, la misma que sigues en tu rostro: empieza con un suero acuoso (un hidrogel), sigue con un suero a base de aceite (aceite corporal) y termina con la loción o crema. La razón está en que mientras los dos primeros pasos van enfocados a un beneficio específico, el último se centrará en aportar y retener esos activos, los nutrientes y la hidratación.

Lociones y aceites con efecto energizante

Las lociones y aceites corporales incorporan todo un conjunto de ingredientes que las convierten en todo un impulso de energía vital. La clave es buscar activos naturales como los cítricos que, con su poder refrescante, ayudan a activarte o plantas con propiedades picantes o hierbas aromáticas que ayudan a despejar y estimular la mente. Los aromas son esenciales, déjate guiar por ellos y te sentirás tan hidratada como tonificada.

Lociones y aceites con efecto de relajación

Si eres de las de ducha nocturna, este punto te interesa. Consigue de tu loción hidratante corporal una ayuda extra para conciliar el sueño, gracias a ingredientes relajantes y calmantes que te ayuden a apaciguar el estrés de todo el día. Puedes probar con referencias clásicas como la lavanda o con ingredientes menos conocidos como ciertos tés que te llenarán de paz.

Efecto aromático

Eres consciente de que las fragancias pueden sensibilizar tu piel, así que si no quieres renunciar a ellas, busca la hidratante del propio aroma que también te perfuma. Un uso extra que le puedes dar es combinar el uso de ambos cosméticos con el fin de que el efecto dure mucho más. Otra opción son los aceites perfumados que embellecen y tratan la dermis dejando un aroma único y personal.