Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

BelBeterNaturbrushQueraltó
Higiene Oidos más vendidosHigiene Oidos precio más bajoHigiene Oidos novedadesHigiene Oidos oferta7 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
  • Novedades

Limpieza e Higiene de Oídos

Página 1 de 1

Que se taponen los oídos debido al cerumen es algo que sufrimos todos, algunos más y otros menos. Y, aunque puede no tener importancia, también puede conllevar efectos negativos. Es más, acumular tapones en oídos puede hacer que disminuya nuestra capacidad auditiva o sufrir ruidos en ellos. Por eso te recomendamos con ímpetu la adecuada higiene de oídos.

Antes de saber cómo limpiar los oídos, hay que reconocer que el cerumen es una sustancia que se produce en el interior del canal auditivo y que tiene funciones como ayudar a mantener los oídos limpios y saludables, evitar que dichos canales se sequen y repeler la suciedad y el agua, que pueden provocar infecciones.

Cómo limpiar los oídos

Aquí vamos a ver las formas existentes de cómo limpiar los oídos de una manera rápida y segura. Porque, después de todo, lo importante es proteger nuestro oído y, a pesar de contar con cientos de posibilidades, no todas son válidas. A continuación te recomendaremos productos para limpiar los oídos que funcionan.

  • Utilizar solución salina. Se ha de mezclar media taza de agua tibia con una cucharada de sal fina. Posteriormente, se aplican unas gotas en los oídos sirviéndonos de un algodón (con la cabeza inclinada hacia el lado contrario del oído a tratar, para que las gotas entren bien en el orificio) y, al cabo de un rato, tendremos el oído limpio.
  • Usar agua oxigenada. Tiene el mismo modus operandi que el caso anterior, donde podemos mezclar a partes iguales agua hervida y agua oxigenada para limpiar los oídos. El agua oxigenada tiene la virtud de ayudar a reblandecer los tapones de cera.
  • Aplicar aceites como el de bebés o de oliva. En caso de tener tapones de cerumen, es una buena solución. Basta con colocar unas gotas de aceite para ablandar la cera y, a continuación, poner un trozo de algodón. Se deja actuar durante toda la noche y, al día siguiente, se elimina lo que sobre de aceite. El tapón saldrá sí o sí.
  • Usar bastoncillo. Es el recurso más conocido, pero hay que saber que sólo se recomienda en caso de limpieza en la parte exterior del oído, ya que si se introduce más, puede provocar que lo taponemos más o que dañemos el tímpano. Se ha de introducir de forma recta.
  • Utilizar sprays auditivos. Son idóneos para la higiene habitual del oído, ya que contribuyen a prevenir la acumulación de cerumen y a limpiar de manera eficaz, suave y segura, además de dar una sensación de frescor. Existen en el mercado gran variedad de sprays para escoger.
  • Limpiar realizando actividades cotidianas. Si notamos que tenemos un tapón de cera, podemos realizar una serie de acciones que nos pueden ayudar a eliminarlos de forma natural como son masticar chicles o mover la mandíbula.
  • No abusar de la limpieza de oídos. Esto es un consejo, más bien, ya que el cerumen es una defensa natural. Se recomienda hacerlo una vez a la semana.

El mejor método para cuidar los oídos

Los otorrinos recomiendan no usar los bastoncillos ya que pueden ser peligrosos. Es más, al introducir un objeto alargado en el oído puede tener como consecuencia que el tímpano se dañe, puesto que está más cerca de lo que pesamos de la entrada al canal auditivo. Además, en lugar de expulsar al exterior el cerumen, lo que hace es empujar hacia la parte interior del canal, favoreciendo con esto que se formen tapones.

Otros métodos como pinzas y velas también tienen riesgos y pueden causar la perforación del tímpano e irritar las paredes del canal. La solución líquida es la más fácil y sencilla para limpiar el conducto aditivo, además que no daña el oído.

Que se taponen los oídos debido al cerumen es algo que sufrimos todos, algunos más y otros menos. Y, aunque puede no tener importancia, también puede conllevar efectos negativos. Es más, acumular tapones en oídos puede hacer que disminuya nuestra capacidad auditiva o sufrir ruidos en ellos. Por eso te recomendamos con ímpetu la adecuada higiene de oídos.

Antes de saber cómo limpiar los oídos, hay que reconocer que el cerumen es una sustancia que se produce en el interior del canal auditivo y que tiene funciones como ayudar a mantener los oídos limpios y saludables, evitar que dichos canales se sequen y repeler la suciedad y el agua, que pueden provocar infecciones.

Cómo limpiar los oídos

Aquí vamos a ver las formas existentes de cómo limpiar los oídos de una manera rápida y segura. Porque, después de todo, lo importante es proteger nuestro oído y, a pesar de contar con cientos de posibilidades, no todas son válidas. A continuación te recomendaremos productos para limpiar los oídos que funcionan.

  • Utilizar solución salina. Se ha de mezclar media taza de agua tibia con una cucharada de sal fina. Posteriormente, se aplican unas gotas en los oídos sirviéndonos de un algodón (con la cabeza inclinada hacia el lado contrario del oído a tratar, para que las gotas entren bien en el orificio) y, al cabo de un rato, tendremos el oído limpio.
  • Usar agua oxigenada. Tiene el mismo modus operandi que el caso anterior, donde podemos mezclar a partes iguales agua hervida y agua oxigenada para limpiar los oídos. El agua oxigenada tiene la virtud de ayudar a reblandecer los tapones de cera.
  • Aplicar aceites como el de bebés o de oliva. En caso de tener tapones de cerumen, es una buena solución. Basta con colocar unas gotas de aceite para ablandar la cera y, a continuación, poner un trozo de algodón. Se deja actuar durante toda la noche y, al día siguiente, se elimina lo que sobre de aceite. El tapón saldrá sí o sí.
  • Usar bastoncillo. Es el recurso más conocido, pero hay que saber que sólo se recomienda en caso de limpieza en la parte exterior del oído, ya que si se introduce más, puede provocar que lo taponemos más o que dañemos el tímpano. Se ha de introducir de forma recta.
  • Utilizar sprays auditivos. Son idóneos para la higiene habitual del oído, ya que contribuyen a prevenir la acumulación de cerumen y a limpiar de manera eficaz, suave y segura, además de dar una sensación de frescor. Existen en el mercado gran variedad de sprays para escoger.
  • Limpiar realizando actividades cotidianas. Si notamos que tenemos un tapón de cera, podemos realizar una serie de acciones que nos pueden ayudar a eliminarlos de forma natural como son masticar chicles o mover la mandíbula.
  • No abusar de la limpieza de oídos. Esto es un consejo, más bien, ya que el cerumen es una defensa natural. Se recomienda hacerlo una vez a la semana.

El mejor método para cuidar los oídos

Los otorrinos recomiendan no usar los bastoncillos ya que pueden ser peligrosos. Es más, al introducir un objeto alargado en el oído puede tener como consecuencia que el tímpano se dañe, puesto que está más cerca de lo que pesamos de la entrada al canal auditivo. Además, en lugar de expulsar al exterior el cerumen, lo que hace es empujar hacia la parte interior del canal, favoreciendo con esto que se formen tapones.

Otros métodos como pinzas y velas también tienen riesgos y pueden causar la perforación del tímpano e irritar las paredes del canal. La solución líquida es la más fácil y sencilla para limpiar el conducto aditivo, además que no daña el oído.