Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

AvogelBeabaSuavinex
Higiene Nasal más vendidosHigiene Nasal precio más bajoHigiene Nasal novedadesHigiene Nasal oferta3 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
  • Novedades
Página 1 de 1

La higiene nasal es esencial como la limpieza del resto del cuerpo. Tras tantas recomendaciones de lavarse las manos, no tocar ojos y nariz, no frotarse la cara, etc. Sin duda, la limpieza nasal es importante para nuestra salud y para la vida.

Para hacernos una idea, el aire está lleno de partículas en suspensión, así como virus y bacterias que, a lo largo del día, respiramos y compartimos en espacios con otras personas en aglomeraciones o grupos. Todas esas partículas pueden entrar en las fosas nasales, terminando gran parte de ellas pegadas en las paredes de las fosas nasales y otras accederán y afectarán a nuestro sistema respiratorio.

Por este motivo, es conveniente realizar una higiene nasal diaria, independientemente de tu género, lugar donde vivas o si afecta a adultos o niños.

Higiene nasal diaria

En ocasiones, estas medidas de higiene van acompañadas por un tratamiento farmacológico. Independientemente de la elección o tratamiento, hay que tener en cuenta el origen de la congestión nasal y la edad del afectado.

A continuación, comentamos diferentes opciones de tratamiento como pueden ser:

Lavado nasal: suero fisiológico y agua de mar

Son la primera opción cuando recomiendan un tratamiento. Consiste en usar una solución salina fisiológica o solución de agua de mar estéril. Son ricas en minerales y ayudan a eliminar las secreciones y descongestionar las mucosas. Son de los tratamientos más usuales a la hora de recomendar para la higiene nasal en niños y adultos en caso de infecciones respiratorias agudas. Tienen la ventaja que no alteran la mucosa ni producen efectos secundarios.

Podemos encontrarlo en gotas, nebulizador o spray nasal.

Descongestivos nasales tópicos

Los más empleados son los agonistas a2, los cuales producen efectos más duraderos, potentes y selectivos. Contienen elementos aminos que alivian el taponamiento porque producen una vasoconstricción en la mucosa nasal provocando una descongestión. Podemos verlos en forma de gotas, spray nasal o gel.

Sin embargo, hay que evitar su uso prolongado y usarlo simplemente durante 4 o 5 días para evitar el efecto rebote (donde el paciente vuelve al estado original de congestión nasal).

Descongestivos nasales o spray nasal sitémico

Actúan más lentamente pero con efectos más duraderos. No provocan efecto rebote, aunque se han descrito reacciones adversas (poco frecuentes) pero graves. Estos efectos están vinculados a una sobredosificación, ocasionando insomnio, temblor, palpitaciones, hiperactividad o hipertensión. No es apto para personas que sufren hipertensión o trastornos cardiacos, hipertiroidismo, diabetes y glaucoma.

Otros productos de higiene nasal

Estos también son productos para aliviar la congestión nasal y contribuir a la higiene nasal, pero son tratamientos más agresivos en el caso de los corticoides o destinados a alérgicos como los antihistamínicos.

Corticoides intransales

Evitan la inflamación de las fosas nasales actuando en determinados puntos de la cascada inflamatoria. Usan principios activos como la mometasona, beclometasona, fluticasona o budesonida. En dosis recomendadas, producen efectos secundarios leves como sequedad, irritación y hermorragia nasal.

Son tratamientos destinados en caso de pólipos nasales.

Antihistamínicos

Son agonistas H1 y se han de usar en caso de congestión por alergia estacional. A menudo se combinan antihistamínicos nasales y orales. .

Higiene nasal para bebés y niños

A los bebés como niños se recomienda el tratamiento de la solución salina (suero fisiológico), introduciendo el líquido por los orificios de la nariz para limpiar y arrastrar la mucosidad.

Los bebés suelen sufrir taponamientos de nariz con resfriados. Ese exceso de mucosidad les entorpece respirar ya que no saben respirar por la boca e, incluso, dormir y comer. Un niño no sabe sonarse la nariz y su tos no contiene la misma presión que la de una persona adulta.

Por este motivo, es importante limpiarles de vez en cuando, intentando hacerlo suavemente para no dañar la mucosa nasal y sólo cuando tenga presencia de mocos.

La higiene nasal es esencial como la limpieza del resto del cuerpo. Tras tantas recomendaciones de lavarse las manos, no tocar ojos y nariz, no frotarse la cara, etc. Sin duda, la limpieza nasal es importante para nuestra salud y para la vida.

Para hacernos una idea, el aire está lleno de partículas en suspensión, así como virus y bacterias que, a lo largo del día, respiramos y compartimos en espacios con otras personas en aglomeraciones o grupos. Todas esas partículas pueden entrar en las fosas nasales, terminando gran parte de ellas pegadas en las paredes de las fosas nasales y otras accederán y afectarán a nuestro sistema respiratorio.

Por este motivo, es conveniente realizar una higiene nasal diaria, independientemente de tu género, lugar donde vivas o si afecta a adultos o niños.

Higiene nasal diaria

En ocasiones, estas medidas de higiene van acompañadas por un tratamiento farmacológico. Independientemente de la elección o tratamiento, hay que tener en cuenta el origen de la congestión nasal y la edad del afectado.

A continuación, comentamos diferentes opciones de tratamiento como pueden ser:

Lavado nasal: suero fisiológico y agua de mar

Son la primera opción cuando recomiendan un tratamiento. Consiste en usar una solución salina fisiológica o solución de agua de mar estéril. Son ricas en minerales y ayudan a eliminar las secreciones y descongestionar las mucosas. Son de los tratamientos más usuales a la hora de recomendar para la higiene nasal en niños y adultos en caso de infecciones respiratorias agudas. Tienen la ventaja que no alteran la mucosa ni producen efectos secundarios.

Podemos encontrarlo en gotas, nebulizador o spray nasal.

Descongestivos nasales tópicos

Los más empleados son los agonistas a2, los cuales producen efectos más duraderos, potentes y selectivos. Contienen elementos aminos que alivian el taponamiento porque producen una vasoconstricción en la mucosa nasal provocando una descongestión. Podemos verlos en forma de gotas, spray nasal o gel.

Sin embargo, hay que evitar su uso prolongado y usarlo simplemente durante 4 o 5 días para evitar el efecto rebote (donde el paciente vuelve al estado original de congestión nasal).

Descongestivos nasales o spray nasal sitémico

Actúan más lentamente pero con efectos más duraderos. No provocan efecto rebote, aunque se han descrito reacciones adversas (poco frecuentes) pero graves. Estos efectos están vinculados a una sobredosificación, ocasionando insomnio, temblor, palpitaciones, hiperactividad o hipertensión. No es apto para personas que sufren hipertensión o trastornos cardiacos, hipertiroidismo, diabetes y glaucoma.

Otros productos de higiene nasal

Estos también son productos para aliviar la congestión nasal y contribuir a la higiene nasal, pero son tratamientos más agresivos en el caso de los corticoides o destinados a alérgicos como los antihistamínicos.

Corticoides intransales

Evitan la inflamación de las fosas nasales actuando en determinados puntos de la cascada inflamatoria. Usan principios activos como la mometasona, beclometasona, fluticasona o budesonida. En dosis recomendadas, producen efectos secundarios leves como sequedad, irritación y hermorragia nasal.

Son tratamientos destinados en caso de pólipos nasales.

Antihistamínicos

Son agonistas H1 y se han de usar en caso de congestión por alergia estacional. A menudo se combinan antihistamínicos nasales y orales. .

Higiene nasal para bebés y niños

A los bebés como niños se recomienda el tratamiento de la solución salina (suero fisiológico), introduciendo el líquido por los orificios de la nariz para limpiar y arrastrar la mucosidad.

Los bebés suelen sufrir taponamientos de nariz con resfriados. Ese exceso de mucosidad les entorpece respirar ya que no saben respirar por la boca e, incluso, dormir y comer. Un niño no sabe sonarse la nariz y su tos no contiene la misma presión que la de una persona adulta.

Por este motivo, es importante limpiarles de vez en cuando, intentando hacerlo suavemente para no dañar la mucosa nasal y sólo cuando tenga presencia de mocos.