Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

AvèneBabariaBella AuroraBiocosmeBiodermaBody NaturCarl&SonCaudalieChanelClarinsCliniqueCollistarComfort ZoneComodynesDarphinDeclaréDermalogicaDr. BotanicalsDr. OrganicElemisElizabeth ArdenEucerinEuderminFrudiaGarnierGuerlainInnossenceIrohaIsabelle LancrayJean Claude OlivierJeanne PiaubertJuvenaKanebo SensaiL'Oréal ParisLa CabineLa PrairieLa Roche PosayLaboratoires FilorgaLancasterLe ToutMaccaMartidermMelvitaNatura BisséNatura SibericaNaturaliumNeostrataNeutrogenaNiveaOlayOrlanePolaarPostQuamRen Clean SkincareRexalineSesdermaSisleySkeyndorSkin GenericsSkintsugiSoap & GlorySomatoline CosmeticSt.TropezStendhalTalikaTerrakéThe Bluebeards RevengeTree HutUriageValmontVichyVoland NatureWhite To BrownNuevoPara CaraPara CuerpoPara Manos
Exfoliantes más vendidosExfoliantes precio más bajoExfoliantes novedadesExfoliantes oferta129 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
  • Novedades

Exfoliantes

Exfoliar la piel sirve para retirar las células muertas que se acumulan en la superficie y que las prácticas de higiene diarias no bastan para eliminar. Existen diferentes tipos de productos exfoliantes faciales y corporales para todo tipo de pieles que te ayudarán a mantener la salud cutánea fácilmente desde la comodidad de tu propia casa.

Exfoliar la piel sirve para retirar las células muertas que se acumulan en la superficie y que las prácticas de higiene diarias no bastan para eliminar. Existen diferentes tipos de productos exfoliantes faciales y corporales para todo tipo de pieles que te ayudarán a mantener la salud cutánea fácilmente desde la comodidad de tu propia casa.

Página 1 de 4

¿Por qué es importante exfoliarse la piel?

Dermatológicamente hablando, la exfoliación es el proceso de renovación de las células cutáneas. Todos los tipos de pieles, sin excepción, requieren de una adecuada exfoliación periódica.

Una correcta exfoliación de la piel permite no solo una limpieza profunda y un control de la producción de grasa, sino que también mantiene la piel joven, reduciendo el riesgo de envejecimiento prematuro, y estimulando la circulación y oxigenación de la que es el órgano más extenso del cuerpo.

No obstante, si bien es un proceso necesario, no es algo que deba hacerse a diario, pues puede ser altamente perjudicial para la salud de tu piel. Los expertos recomiendan realizar una exfoliación profunda cada 10 días aproximadamente, tomando siempre las medidas adecuadas para mantener la piel hidratada y protegida después y durante de la exfoliación.

Tipos de exfoliantes faciales y corporales

Antes de comenzar la exfoliación es esencial conocer las características de tu piel, si es seca, mixta o grasa, si se trata de una piel sensible, con tendencia acneica. En definitiva, cualquier rasgo que caracterice a tu piel. Existen diferentes tipos de exfoliación y, si bien todas las pieles necesitan ser exfoliadas, no todos los exfoliantes faciales y corporales son aptos para todos los tipos de piel.

Exfoliantes mecánicos

Los exfoliantes de tipo mecánico son de acción superficial, y se aplican ejerciendo un masaje circular y suave sobre la piel. Están compuestos por micropartículas que, gracias a ese movimiento circular que hemos mencionado, eliminan la suciedad y las células muertas acumuladas.

Serán más o menos agresivos dependiendo la composición de sus gránulos. Algunos exfoliantes incluyen cepillos especiales para ayudar a su aplicación. Los exfoliantes faciales y corporales suaves se caracterizan por una composición rica en partículas de sal marina en combinación con bambú, hueso de melocotón, aceites esenciales o cáscara de nueces, y son ideales para pieles sensibles o pieles secas.

Por el contrario, si tu piel es grasa o más gruesa, se recomienda utilizar exfoliantes más abrasivos, compuestos de carbonato de calcio, piedra pómez o roca volcánica.

Exfoliantes faciales y corporales químicos

Se trata de una modalidad de producto exfoliante diseñado para uso profesional. También se le conoce como peeling químico, y es un poco más agresivo que los exfoliantes mecánicos. Suelen estar compuestos de ingredientes como el ácido salicílico, ácido láctico, cítricos, ácido tricloroacético, ácido retinoico o fenol, componentes que permiten a estos productos eliminar la capa exterior de la epidermis.

Algunos tipos de productos exfoliantes faciales y corporales son aptos para todo tipo de pieles, aunque lo recomendable siempre es consultar a un profesional sobre la idoneidad del tratamiento para tu piel, para evitar reacciones adversas.

No obstante, si eres de piel sensible no te asustes. Existen exfoliantes a base de ácido lactobiónico que hidrata la piel al mismo tiempo que promueve la renovación de las capas superiores de la epidermis.

Exfoliantes enzimáticos

Se parecen mucho a los exfoliantes faciales y corporales de tipo químico en cuanto al modo de aplicación, ya que no requieren de masaje. Puede encontrarse en formato gel, tónico o crema, y se caracterizan por una textura muy suave e ingredientes naturales, generalmente provenientes de las frutas.

Penetran la dermis e hidratan las capas más profundas, reduciendo la aparición de arrugas y promoviendo la creación de colágeno, lo cual acelera el proceso natural de renovación celular.

¿Por qué es importante exfoliarse la piel?

Dermatológicamente hablando, la exfoliación es el proceso de renovación de las células cutáneas. Todos los tipos de pieles, sin excepción, requieren de una adecuada exfoliación periódica.

Una correcta exfoliación de la piel permite no solo una limpieza profunda y un control de la producción de grasa, sino que también mantiene la piel joven, reduciendo el riesgo de envejecimiento prematuro, y estimulando la circulación y oxigenación de la que es el órgano más extenso del cuerpo.

No obstante, si bien es un proceso necesario, no es algo que deba hacerse a diario, pues puede ser altamente perjudicial para la salud de tu piel. Los expertos recomiendan realizar una exfoliación profunda cada 10 días aproximadamente, tomando siempre las medidas adecuadas para mantener la piel hidratada y protegida después y durante de la exfoliación.

Tipos de exfoliantes faciales y corporales

Antes de comenzar la exfoliación es esencial conocer las características de tu piel, si es seca, mixta o grasa, si se trata de una piel sensible, con tendencia acneica. En definitiva, cualquier rasgo que caracterice a tu piel. Existen diferentes tipos de exfoliación y, si bien todas las pieles necesitan ser exfoliadas, no todos los exfoliantes faciales y corporales son aptos para todos los tipos de piel.

Exfoliantes mecánicos

Los exfoliantes de tipo mecánico son de acción superficial, y se aplican ejerciendo un masaje circular y suave sobre la piel. Están compuestos por micropartículas que, gracias a ese movimiento circular que hemos mencionado, eliminan la suciedad y las células muertas acumuladas.

Serán más o menos agresivos dependiendo la composición de sus gránulos. Algunos exfoliantes incluyen cepillos especiales para ayudar a su aplicación. Los exfoliantes faciales y corporales suaves se caracterizan por una composición rica en partículas de sal marina en combinación con bambú, hueso de melocotón, aceites esenciales o cáscara de nueces, y son ideales para pieles sensibles o pieles secas.

Por el contrario, si tu piel es grasa o más gruesa, se recomienda utilizar exfoliantes más abrasivos, compuestos de carbonato de calcio, piedra pómez o roca volcánica.

Exfoliantes faciales y corporales químicos

Se trata de una modalidad de producto exfoliante diseñado para uso profesional. También se le conoce como peeling químico, y es un poco más agresivo que los exfoliantes mecánicos. Suelen estar compuestos de ingredientes como el ácido salicílico, ácido láctico, cítricos, ácido tricloroacético, ácido retinoico o fenol, componentes que permiten a estos productos eliminar la capa exterior de la epidermis.

Algunos tipos de productos exfoliantes faciales y corporales son aptos para todo tipo de pieles, aunque lo recomendable siempre es consultar a un profesional sobre la idoneidad del tratamiento para tu piel, para evitar reacciones adversas.

No obstante, si eres de piel sensible no te asustes. Existen exfoliantes a base de ácido lactobiónico que hidrata la piel al mismo tiempo que promueve la renovación de las capas superiores de la epidermis.

Exfoliantes enzimáticos

Se parecen mucho a los exfoliantes faciales y corporales de tipo químico en cuanto al modo de aplicación, ya que no requieren de masaje. Puede encontrarse en formato gel, tónico o crema, y se caracterizan por una textura muy suave e ingredientes naturales, generalmente provenientes de las frutas.

Penetran la dermis e hidratan las capas más profundas, reduciendo la aparición de arrugas y promoviendo la creación de colágeno, lo cual acelera el proceso natural de renovación celular.