Unilae
Tu tienda online de primeras marcas con el mejor servicio al cliente

Mi Cuenta

Burg-WachterECD GermanyMaurerML DesignSaturnia
Buzones más vendidosBuzones precio más bajoBuzones novedadesBuzones oferta37 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
  • Novedades

Buzones

Los buzones, normalmente colocados a las entradas de viviendas y edificios, son uno de los primeros elementos que sirven para que el visitante se forje una idea del lugar al que acude por primera vez. Sus diseños han evolucionado mucho a lo largo del tiempo y hoy en día existen modelos utilitarios para dar realce la entrada de tu casa. Encuentra el que necesitas en Unilae

Los buzones, normalmente colocados a las entradas de viviendas y edificios, son uno de los primeros elementos que sirven para que el visitante se forje una idea del lugar al que acude por primera vez. Sus diseños han evolucionado mucho a lo largo del tiempo y hoy en día existen modelos utilitarios para dar realce la entrada de tu casa. Encuentra el que necesitas en Unilae

Página 1 de 1

Diversidad de materiales

Pueden ser de aluminio, acero o plástico y existen diseños más modernos o más clásicos para poder adaptarlos al estilo de la vivienda. Los más conocidos son los buzones que se fijan a la pared, aunque también los hay con pie que se colocan directamente en el suelo.

Si exceptuamos los grandes buzones de Correos, mayoritariamente de color amarillo y excepcionalmente de color verde, los domésticos siempre cuentan con un depósito o caja que se cierra con una llave. Así se protege la correspondencia privada. Quien no cuenta con dicha llave solo tiene la posibilidad de introducir papeles en el buzón, pero no de extraer algo de él

Un recorrido histórico

Según los Anales de las Ordenanzas de Correos de España, es en 1762 cuando aparece la primera referencia escrita sobre los buzones. El buzón más antiguo de España del que se tienen noticias se encuentra en una casa particular de Mayorga de Campos (Valladolid).

Con el paso de los años se regularon las normas sobre los buzones y se ordenó que éstos debieran disponer de un cajón cerrado por dentro. A mediados del siglo XIX se establecieron buzones en los puntos extremos de Madrid, en los que se recogía la correspondencia dos veces al día, y se instalaron cajas-buzones en los estancos y en las carterías extramuros de las puertas de San Vicente, Toledo, Atocha y Alcalá. Los más populares son, quizás porque fueron los primeros en instalarse, bocas-buzón que se colocaban en las paredes de las oficinas postales. Este tipo de bocas de buzón eran las más abundantes en el medio rural. Desde su aparición, los buzones de correos han modificado sus formas, materiales y motivos decorativos.

Los buzones contemporáneos

A esta diversidad de diseño actual responde el catálogo de Unilae. De aluminio inoxidable, de plástico, de antracita o de acero; para viviendas independientes, adosadas, comunidades de vecinos o comunidades de residenciales de propietarios, con diseño antiguo o simulando grabados o escenas contemporáneas, disponemos de una gran variedad de artículos donde vas a encontrar la solución a lo que andas buscando.

Elegir un buzón

El sistema de apertura y cierre es una de las características más importantes para garantizar la seguridad y privacidad de tu buzón. Por lo general, cuentan con cerraduras de cilindro o de candado para mantener el contenido interno bajo llave, evitando así que cualquiera pueda extraer tu correo. También es importante que el buzón de correo cuente con algún tipo de protección en la ranura como por ejemplo una tapa batiente, lo que dificulta el acceso al interior de la correspondencia si alguien quisiera extraerla desde fuera.

Tipos de buzones

Los buzones unifamiliares son aquellos que se encuentran en las casas o chalets individuales. Los más conocidos son los buzones que se fijan a la pared, aunque también los hay con pie que se colocan directamente en el suelo. Es importante que el lugar donde lo coloquemos sea fácilmente visible y accesible.

Los bocacartas y recogecartas suelen ser utilizados también en viviendas unifamiliares, normalmente de estilo contemporáneo. El bocacartas se ubica en la parte exterior del muro, puerta o pared para que se puedan dejar las cartas con facilidad desde el exterior. Por su parte, el recogecartas se ubica exactamente en el mismo lugar, pero en la parte interior del muro, puerta o pared. Su principal función es almacenar la correspondencia y mantenerla en un lugar seguro hasta que podamos recogerla.

Las cestas de publicidad están especialmente para recoger los folletos publicitarios y evitar que llenen de manera innecesaria los buzones de cartas propiamente dichos.

Diversidad de materiales

Pueden ser de aluminio, acero o plástico y existen diseños más modernos o más clásicos para poder adaptarlos al estilo de la vivienda. Los más conocidos son los buzones que se fijan a la pared, aunque también los hay con pie que se colocan directamente en el suelo.

Si exceptuamos los grandes buzones de Correos, mayoritariamente de color amarillo y excepcionalmente de color verde, los domésticos siempre cuentan con un depósito o caja que se cierra con una llave. Así se protege la correspondencia privada. Quien no cuenta con dicha llave solo tiene la posibilidad de introducir papeles en el buzón, pero no de extraer algo de él

Un recorrido histórico

Según los Anales de las Ordenanzas de Correos de España, es en 1762 cuando aparece la primera referencia escrita sobre los buzones. El buzón más antiguo de España del que se tienen noticias se encuentra en una casa particular de Mayorga de Campos (Valladolid).

Con el paso de los años se regularon las normas sobre los buzones y se ordenó que éstos debieran disponer de un cajón cerrado por dentro. A mediados del siglo XIX se establecieron buzones en los puntos extremos de Madrid, en los que se recogía la correspondencia dos veces al día, y se instalaron cajas-buzones en los estancos y en las carterías extramuros de las puertas de San Vicente, Toledo, Atocha y Alcalá. Los más populares son, quizás porque fueron los primeros en instalarse, bocas-buzón que se colocaban en las paredes de las oficinas postales. Este tipo de bocas de buzón eran las más abundantes en el medio rural. Desde su aparición, los buzones de correos han modificado sus formas, materiales y motivos decorativos.

Los buzones contemporáneos

A esta diversidad de diseño actual responde el catálogo de Unilae. De aluminio inoxidable, de plástico, de antracita o de acero; para viviendas independientes, adosadas, comunidades de vecinos o comunidades de residenciales de propietarios, con diseño antiguo o simulando grabados o escenas contemporáneas, disponemos de una gran variedad de artículos donde vas a encontrar la solución a lo que andas buscando.

Elegir un buzón

El sistema de apertura y cierre es una de las características más importantes para garantizar la seguridad y privacidad de tu buzón. Por lo general, cuentan con cerraduras de cilindro o de candado para mantener el contenido interno bajo llave, evitando así que cualquiera pueda extraer tu correo. También es importante que el buzón de correo cuente con algún tipo de protección en la ranura como por ejemplo una tapa batiente, lo que dificulta el acceso al interior de la correspondencia si alguien quisiera extraerla desde fuera.

Tipos de buzones

Los buzones unifamiliares son aquellos que se encuentran en las casas o chalets individuales. Los más conocidos son los buzones que se fijan a la pared, aunque también los hay con pie que se colocan directamente en el suelo. Es importante que el lugar donde lo coloquemos sea fácilmente visible y accesible.

Los bocacartas y recogecartas suelen ser utilizados también en viviendas unifamiliares, normalmente de estilo contemporáneo. El bocacartas se ubica en la parte exterior del muro, puerta o pared para que se puedan dejar las cartas con facilidad desde el exterior. Por su parte, el recogecartas se ubica exactamente en el mismo lugar, pero en la parte interior del muro, puerta o pared. Su principal función es almacenar la correspondencia y mantenerla en un lugar seguro hasta que podamos recogerla.

Las cestas de publicidad están especialmente para recoger los folletos publicitarios y evitar que llenen de manera innecesaria los buzones de cartas propiamente dichos.