Una web de PcComponentes. Mismo servicio, muchos más productos.
Mi Cuenta
BeZen Mattress and HealthCloenDescansínDHomeDon DescansoDreaming KamahausDuérmete OnlineMeseforMooniaMorfeoOutwellPikolin HomeSonnoMattressvidaXLVipaliaViscorevitalCervicalesEspumaFibra y MicrofibraLátexPlumas y PlumónViscoelásticas28x2830x2530x4030x5032x10532x13532x15032x7032x7532x8032x9035x10035x10535x12035x13535x15035x7035x7535x8035x9038x10538x13538x15038x7038x7538x8038x9039x3440x10540x13540x15040x3740x6040x7040x7540x8040x9045x3748x3750x5050x7050x8060x6080x80
Almohadas más vendidos322 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Novedades
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
Almohadas más vendidos322 artículos
  • Relevancia
  • Precio más bajo
  • Precio más alto
  • Novedades
  • Más vendidos
  • Oferta
  • Mejor valorados
Página 1 de 9

¿Toca cambiar de almohadas? Antes que nada debes saber que existen en el mercado una gran cantidad de tipos de almohadas. Desde almohadas viscoelásticas, pasando por las almohadas ergonómicas hasta las que son un poco más específicas, como la almohada cervical.

Tipos de almohadas

Es importante descansar bien y, junto a las camas y colchones, las almohadas son una parte fundamental para conseguir ese sueño reparador que todos necesitamos. Por ello, es necesario que conozcas todos los tipos de almohada que existen y estés bien informado y puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

  • Almohadas viscoelásticas: Las almohadas viscoelásticas te ayudarán a descansar con tranquilidad. Existen gran variedad de modelos de distintos materiales como las de aloe vera. Sin duda, una de las mejores almohadas que existen en el mercado.
  • Almohadas ergonómicas: Diseñadas para mantener la posición natural del cuerpo mientras se duerme o incluso se está sentado.
  • Almohada cervical: Este tipo de almohada ayuda con los dolores cervicales y favorecen una buena postura para dormir gracias a la forma que tienen. Existen distintas medidas y debes elegir aquella que mejor se adapte a ti.
  • Almohada de látex: Una de las principales propiedades que tienen estas almohadas es que son hipoalergénicas e higiénicas, ya que ayudan contra los ácaros. Por ello se las conoce como "almohadas antiácaros". Es importante que elijas una medida adecuada de almohada para que tu descanso sea más confortable.
  • Almohada de plumas: Este tipo de almohadas son blandas, duraderas, cómodas y se adaptan al cuerpo.
  • Almohada de gel: Este tipo de almohadas son ideales para personas que pasan mucho calor por las noches y que necesitan adaptar perfectamente su cabeza a ella para estar más cómodos. Debido a la densidad del gel, son almohadas muy finas.
  • Almohada de fibra: Estas almohadas fabricadas con material sintético te permitirán descansar tras un largo día. Son antiácaros y bacterias, cómodas y con precios muy accesibles. Este modelo deja transpirar y evita que pases excesiva calor por las noches y además propicia la relajación de tus músculos, asegurando un buen descanso.
  • Almohada de espuma: Las almohadas de espuma se fabrican con poliuretano que proviene de los árboles. Este tipo de almohadas se adapta muy bien a la forma del cuerpo y ayudan a mejorar el sueño y el descanso.
  • Almohada terapéutica: Estas almohadas están rellenas de semillas y hierbas aromáticas. Ayudan con el estrés, el cansancio, la ansiedad y los cólicos, entre otras cosas. Existen las almohadas terapéuticas frías y las calientes, según las necesidades de cada uno.
  • Almohada ortopédica: Básicamente se utilizan para apoyar distintas partes del cuerpo y brindar alivio y descanso.

¿Cómo elegir la almohada perfecta?

Para lograr un descanso perfecto, es necesario que cabeza, cuello y espalda estén alineados y para ello debemos elegir una almohada que se adapte perfectamente a nuestro cuerpo.

Factores como el tamaño, la forma, el material con el que está hecha la almohada o incluso el relleno, son clave para elegir la almohada que mejor se adapta a nuestras necesidades y a nuestro cuerpo.

Es fundamental para nuestro descanso elegir una almohada correcta, de esta forma garantizamos que dormiremos mejor que nunca.

Cuidados de nuestra almohada

Una vez elegida nuestra almohada perfecta, es muy importante que la cuidemos bien para que nos dure lo máximo posible.

  • Airearla habitualmente: una vez a la semana, airea tu almohada y ventílala muy bien.
  • Dale la vuelta: dándole la vuelta a menudo evitarás que se deforme.
  • Lávala una o dos veces al año para mantenerla perfecta. Existen almohadas lavables.
  • Usa funda de protección y lávala cada dos meses para que se mantenga limpia (al margen de la funda de almohada normal).

¿Toca cambiar de almohadas? Antes que nada debes saber que existen en el mercado una gran cantidad de tipos de almohadas. Desde almohadas viscoelásticas, pasando por las almohadas ergonómicas hasta las que son un poco más específicas, como la almohada cervical.

Tipos de almohadas

Es importante descansar bien y, junto a las camas y colchones, las almohadas son una parte fundamental para conseguir ese sueño reparador que todos necesitamos. Por ello, es necesario que conozcas todos los tipos de almohada que existen y estés bien informado y puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

  • Almohadas viscoelásticas: Las almohadas viscoelásticas te ayudarán a descansar con tranquilidad. Existen gran variedad de modelos de distintos materiales como las de aloe vera. Sin duda, una de las mejores almohadas que existen en el mercado.
  • Almohadas ergonómicas: Diseñadas para mantener la posición natural del cuerpo mientras se duerme o incluso se está sentado.
  • Almohada cervical: Este tipo de almohada ayuda con los dolores cervicales y favorecen una buena postura para dormir gracias a la forma que tienen. Existen distintas medidas y debes elegir aquella que mejor se adapte a ti.
  • Almohada de látex: Una de las principales propiedades que tienen estas almohadas es que son hipoalergénicas e higiénicas, ya que ayudan contra los ácaros. Por ello se las conoce como "almohadas antiácaros". Es importante que elijas una medida adecuada de almohada para que tu descanso sea más confortable.
  • Almohada de plumas: Este tipo de almohadas son blandas, duraderas, cómodas y se adaptan al cuerpo.
  • Almohada de gel: Este tipo de almohadas son ideales para personas que pasan mucho calor por las noches y que necesitan adaptar perfectamente su cabeza a ella para estar más cómodos. Debido a la densidad del gel, son almohadas muy finas.
  • Almohada de fibra: Estas almohadas fabricadas con material sintético te permitirán descansar tras un largo día. Son antiácaros y bacterias, cómodas y con precios muy accesibles. Este modelo deja transpirar y evita que pases excesiva calor por las noches y además propicia la relajación de tus músculos, asegurando un buen descanso.
  • Almohada de espuma: Las almohadas de espuma se fabrican con poliuretano que proviene de los árboles. Este tipo de almohadas se adapta muy bien a la forma del cuerpo y ayudan a mejorar el sueño y el descanso.
  • Almohada terapéutica: Estas almohadas están rellenas de semillas y hierbas aromáticas. Ayudan con el estrés, el cansancio, la ansiedad y los cólicos, entre otras cosas. Existen las almohadas terapéuticas frías y las calientes, según las necesidades de cada uno.
  • Almohada ortopédica: Básicamente se utilizan para apoyar distintas partes del cuerpo y brindar alivio y descanso.

¿Cómo elegir la almohada perfecta?

Para lograr un descanso perfecto, es necesario que cabeza, cuello y espalda estén alineados y para ello debemos elegir una almohada que se adapte perfectamente a nuestro cuerpo.

Factores como el tamaño, la forma, el material con el que está hecha la almohada o incluso el relleno, son clave para elegir la almohada que mejor se adapta a nuestras necesidades y a nuestro cuerpo.

Es fundamental para nuestro descanso elegir una almohada correcta, de esta forma garantizamos que dormiremos mejor que nunca.

Cuidados de nuestra almohada

Una vez elegida nuestra almohada perfecta, es muy importante que la cuidemos bien para que nos dure lo máximo posible.

  • Airearla habitualmente: una vez a la semana, airea tu almohada y ventílala muy bien.
  • Dale la vuelta: dándole la vuelta a menudo evitarás que se deforme.
  • Lávala una o dos veces al año para mantenerla perfecta. Existen almohadas lavables.
  • Usa funda de protección y lávala cada dos meses para que se mantenga limpia (al margen de la funda de almohada normal).
,